15 febrero 2008

¿Sedaciones irregulares o muerte sin dolor?

Voy a tratar e limar asperezas o a generar más, quien sabe….

El pasado Sábado al volver a casa me encontré con que en Telecinco se estaba emitiendo el programa La Noria en el que había un intenso debate tras el archivo del caso de las presuntas sedaciones irregulares que se habían producido en el hospital Severo Ochoa de Leganés. Voy a tratar de mojarme un poco sobre este tema. Creo que este asunto se ha politizado hasta extremos excesivos y como no creo en las coincidencias, no creo que aquellas personas que hablan de sedaciones irregulares sean de una ideología política y los que hablen de dolor sean de otra. Simplemente creo que aquellos que hablan de muerte sin dolor lo hacen basándose desgraciadamente en la experiencia, en que han tenido algún familiar o conocido próximo con una grave enfermedad y al que los cuidados paliativos le han permitido tener una muerte digna. Este asunto del hospital Severo Ochoa lo que ha generado es miedo en los médicos a sedar para evitar sufrimientos incluso a enfermos terminales a los que desgraciadamente les quedan pocos días de vida. Y hablo desde una experiencia familiar muy cercana en la que incluso se negó el traslado al hospital hasta muy tarde precisamente por evitar tener que realizar la sedación.

4 comentarios:

DREAMMER dijo...

Cuanta razón llevas Manic.
Para la clase política, y más para cierta rama, la confusión y los muertos son vehículos electorales. A rio revuelto, ganancia de pescadores, que dicen en mi pueblo... y eso se traduce en votos.
El perjudicado, en este caso, es el ciudadano. Y el médico, no solo no puede hacer nada por evitarlo, sino que además se ve política, social y públicamente perseguido, ya que el linchamiento mediático llevado a cabo por determinada prensa también fue muy duro. Aun a día de hoy se produce.

Si quieres un ejemplo más actual, tienes el caso de las clínicas abortistas. Independientemente de la creencia personal que cada uno tenga al respecto, hay una legislación vigente que explica claramente en que circunstancias se puede, y hasta en determinados casos incluso se debe, interrumpir un embarazo. Debido a la persecución periodística y a las denuncias arbitrarias de la gente, hay clínicas que directamente se niegan a practicar cualquier intervención, incluso si el feto es inviable o hay rieso claro para la salud de la madre.

Berracus dijo...

No solo ha generado miedo a los médicos, sino pérdida de confianza hacia el sistema público de salud en los pacientes. Que probablemente es lo que se buscaba desde instancias políticas, visto como ha evolucionado el tema de la gestión hospitalaria (iniciado antes, sí, pero intensificado posteriormente). Por eso la Consejería de Sanidad dio tan fácilmente credibilidad a un anónimo. Es lamentable.

Ethrus dijo...

Supongo que llegará un momento en el que la sociedad estará suficientemente madura para abordar con seriedad el tema de la dignidad de la muerte. Ya hay alguna asociación que se está moviendo en este asunto, y seguramente el paulatino envejecimiento de la población en España haga que poco a poco este tema cobre actualidad. Seguro que a todo el que haya tenido ocasión de ir a una residencia-asilo-centro de salud para mayores, sabe a lo que me refiero.

Lo malo es que si los derechos básicos para los vivos, como el acceso a una vivienda digna, están como están, que podemos esperar del derecho a una muerte digna...

Матрёшка dijo...

Yo creo que también hay otro motivo menos poético: la codicia. Familias de pacientes fallecidos que habrán visto una oportunidad de sacar dinero, y sin ningún tipo de ética han ido a por ello. Desgraciadamente esto es muy común. Hace algún tiempo en la obra entró un peatón a quejarse de que le había caído un pelín de hormigón en su camisa, y pidió 3000euros por no denunciarnos. ¡Pobre incrédulo!, con los contratistas había topado, unos de los mayores delincuentes de España, junto con banqueros, políticos y otras gentes de mal vivir. Finalmente salió escaldado, pero él lo intentó.