08 diciembre 2007

San Petersburgo

El mes pasado tuve la oportunidad de viajar a San Petersburgo aprovechando la fiesta de celebración de la boda de un amigo que ya se había casado en España con una chica rusa. Así que al hilo de tan especial acontecimiento pusimos rumbo a las frías tierras rusas una comitiva de 18 personas entre familiares y amigos del novio o en otras palabras, el grupo de "españolitos" al que se refería DREAMMER (¡gracias por tus fotos!)

Este viaje ha sido una experiencia estupenda y muy divertida, que nos ha permitido conocer la ciudad, la cultura y el modo de vida rusos, todo lo cual pretendo volcar en una serie de cuatro post, el primero de los cuales estás leyendo ya, en el que además incluiré muchas fotos tomadas por DREAMMER y Manic.

Un poco de historia


Como ya sabéis Rusia (Россия), es el país más extenso del mundo, el que limita con mayor cantidad de países (de dos continentes, Europa y Asia) y principal república de la antigua URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Союз Советских Социалистических Республик, СССР).


Por su parte, San Petersburgo (Санкт-Петербу́рг), segunda ciudad en importancia después de Moscú (ambas son además ciudades federales) es una de las ciudades más representativas y “occidentalizadas”, así como probablemente la más bella del país.

La ciudad tiene su origen en las luchas por el control de la desembocadura del río Neva (Река Нева) entre suecos y rusos en el siglo XII. Cuando finalmente, en 1703, Pedro el Grande consigue dominar la ansiada “Ventana a Occidente” (la salida al Mar Báltico de Rusia), ordena la construcción de la Fortaleza de Pedro y Pablo, la cual será el germen de la ciudad que se llamará San Petersburgo y que sería capital de Rusia hasta la Revolución.

Vista de la Fortaleza de Pedro y Pablo de noche (fotografía de DREAMMER)

A partir de ese momento se inicia la construcción de la majestuosa ciudad imperial de Pedro el Grande y la dinastía de los Romanov, contando con arquitectos e ingenieros europeos, en una región pantanosa y gélida, azotada por los vientos del Norte y frecuentes inundaciones.

La ciudad ha ido cambiando de nombre con el paso de los siglos marcando algunos de los principales hechos históricos del país. Se pasa a llamar Petrogrado en 1914, justo en el comienzo de la Primera Guerra Mundial, pues San Petersburgo se consideraba un nombre demasiado germánico. Posteriormente, en 1924, toma el nombre de Leningrado, en honor al líder bolchevique, para tras la caída de la Unión Soviética en el año 1991, recuperar su nombre original

La ciudad

San Petersburgo es una ciudad de inconfundible belleza y armonía, que ha crecido y reflejado los profundos cambios históricos durante sus tres siglos de existencia, pero que conserva el halo de misterio y atracción que ha ejercido a lo largo del tiempo sobre conocidos escritores y científicos y que por supuesto, impresiona al visitante desde el primer momento.

El centro de la ciudad, declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO, nos muestra un conjunto de edificaciones con claras influencias de las arquitecturas italianas y francesa del siglo XVIII. Las muestras de arquitectura barroca y neoclásica, son muy numerosas, templos y palacios que salpican los alrededores de la famosa Nevsky Prospekt y alrededores, así como las orillas del Neva y sus canales.


Palacios a la orilla del Neva (fotografía de DREAMMER)

Los canales son otro de los rasgos característicos de la ciudad, no en vano, también es conocida como “La Venecia del Norte”. La ciudad fue levantada sobre una red de canales resultantes de drenar las riberas pantanosas de la desembocadura del Neva. El resultado es una ciudad construida sobre 42 islas comunicadas por una serie de puentes que permiten cruzar de isla en isla sobre los canales.

En este plano de Google Maps se puede apreciar el entramado de canales e islas que da forma a la ciudad

Los puentes que cruzan sobre el Neva son auténticas obras de ingeniería: por una parte, por la enorme longitud que permiten salvar y por el hecho de que todos son levadizos, para permitir el tráfico marítimo durante la noche.

El río Neva al atardecer, desde uno de los puentes que lo cruzan (Rubén, ¡gracias por la foto!)

Continuará... San Petersburgo II: Viaje


7 comentarios:

Berraco dijo...

Glup, sois unos frikis. ¿Y yo me fui con vosotros de viaje? Así nos fue el pelo, jeje.

DREAMMER dijo...

Berraquillo, solo tengo una cosa que decirte:

¡¡¡ Querkaaaaaa !!!

Berracus dijo...

No te entiendo cuando hablas, patillas melenudo. Por cierto, como podrás comprobar, he evolucionado, jeje

Матрёшка dijo...

¿No contais la anecdotilla de dejaros el gas encendido y encerraros todos en la cocina?

Berracus dijo...

Uff, queda un montón para llegar a eso, fue la última noche y aún ni hemos llegado a la ciudad... Y antes van unas cuantas historias más, como el olor a vagabundo que inundó el apartamento nada más llegar, o que en la ciudad hacía un calor de cojones (no te digo ya en la casa).

Enoch dijo...

Ya casi está, ya casi está... los post correspondientes están en el horno, casi listos...

Por lo menos, Dreammer no llegó a encender el cigarrillo...

DREAMMER dijo...

Eso, eso.... al menos, no petó !!!!!!
Ahora, un chute de gas-ciudad "made in San Petersburgo" mola mogollón, jejejeje.
Solo me duró 10 minutos... ¡¡ pero que viaje más alucinante !!!