30 abril 2008

Un día diferente

El pasado sábado un grupo de intrépidos aventureros decidimos realizar una excursión por la sierra norte de Madrid, desafiando los pronósticos metereológicos que hablaban de lluvia. La excursión estaba organizada desde hace algún tiempo por una asociación profesional que decidió no suspender la misma. Se sufrieron múltiples bajas de última hora que me dejaron como único representante de un nutrido grupo de 8 personas del que se cayeron muy a última hora enoch, puti, dreammer, Матрёшка , Jaime y Augusto, con los que esperamos contar en una próxima expedición, aunque eso sí, esperemos que con mejor tiempo, dado su escaso espíritu aventurero para la aventura.

Hacia las 8:45 de la mañana el autobús parte hacia nuestra aventura. El tiempo era fresco pero aún no llovía. A medida que avanzabamos hacia el norte de Madrid por la A-1 el tiempo se iba humedeciendo empezando a aparecer la lluvia. Antes de llegar nuestro primer objetivo se realizó una parada en la población de Torrelaguna para desayunar y tomar las energías que nos harían falta durante el resto del día. Aquí ya se empezaba a presentir la tragedia con una continua aunque no intensa lluvia.

Tras el desayuno volvimos al autobús que nos llevó a la primera parada de nuestro recorrido: Patones, pobación caracterizada por su división en dos poblaciones diferentes: Patones de Abajo de reciente constitución, hacia 1940, y Patones de Arriba que actualmente es una población turística situada en el medio de la montaña. El paso de una población a la otra se realiza a través de tierra. Según la leyenda Patones de Arriba fue un antiguo reino, que no fue conquistado durante la dominación francesa debido a que paso desapercibir debido a su ubicación en la sierra. Volviendo a lo que fue nuestra aventura tras una visita por Patones de Arriba, población que no conoce lo que es una calle plana, todo son subidas o bajadas que realizamos bajo una continua lluvia, bajamos de nuevo a Patones de Abajo para volver a nuestro autobús. Cualquiera que nos viera pudo comprobar que eramos un grupo habituado a las excursiones bajo condiciones climatólogicas adversas dada los abundantes paraguas que nos acompañaban. Y luego estamos los personajes raros como yo, sin paraguas y sin chubasquero, llamando la atención hasta el punto de hacer creer a mis compañeros de excursión que soy un habitual de las excursiones en estas condiciones.

Un momento de la subida a Patones

Una vez de regreso al autobús y a la vista de que la segunda parte de la aventura, un ruta por los meandros del lozoya, no iba posible debido a las condiciones climatológicas, subimos al mirador de la espectular presa de El Atazar, principal reserva de agua de la Comunidad de Madrid, que merece la pena visitar.


Impresionante vista de la presa de el Atazar


Tras esta visita y dado que las condiciones no mejoraban se decidió regresar a Madrid, realizando previamente una nueva para en Torrelaguna para comer algo, y donde casi perdemos a dos aventureros que decidieron realizar una excursión por las carnicerías autóctocnas de la zona.

Para finalizar el día y tras un intento fallido de organización de la fiesta de la campana, terminé el día cenando con enoch, puti, Jaime y Sonia en Parque Oeste en Alcorcón en en buffet libre, cena a la que también se invitó a dreammer y Матрёшка, que prefirieron no añadirse al grupo. Bueno ya se sabe que es muy difícil sacar a los residentes en Madrid, del anillo de la M-30. Lo que no saben es lo que se perdieron y que a continuación. Asistí a un hecho sorprendente. Enoch rechazó comida, sí como suena, rechazó unos estupendos profiteroles.

Después de esta cena los conocedores de la zona, enoch y puti, nos llevaron a un lugar que ya habían frecuentado en alguna ocasión anterior. El sitio se llama Cuore. Nada mas entrar ya se ve que se trata de un sitio curioso, lo que se nota por los papeles pintados de los años 70-80 que lo decoran. Una vez dentro existe unas pantallas, al estilo de los que te puedes encontrar en la leyenda o en rainbow. Eso si, aquí termina todo parecido con estos lugares de culto. La música que aquí se puede oir es música de los años 70 y 80 de todo tipo. Así que allí estuvimos disfrutando de míticos temas de estas décadas, tales como “Sufre Mamon” de Hombres G , Vivir así es morir de amor de http://es.wikipedia.org/wiki/Camilo_Sesto, No me mires de Mecano o Video Killed The Radio Star de The Buggles cantadas por el público asistente junto a otros muchos títulos que además de escuchar se podían seguir a través de las pantallas.


Anuncio de un imitador de Camilo Sesto localizado en San Petersburgo

3 comentarios:

Enoch dijo...

Ja,ja,y pese a ello sobreviviste sin constiparte!!!

Por alusión:
- El pronóstico del tiempo era de lluvia al 100% desde el miércoles!!! Se mascaba la tragedia!!!

- Mi espíritu de tragaldabas sigue vivo: me había zampado ya casi una docena de profiterles de esos, que eso no lo cuentas...

Por cierto, al día siguiente yo estaba afónico de tanto canturrear... ¡¡Camilo es el one!!

Berracus dijo...

Me he cansado solo de leerlo... como para ir. Menos mal que a mi ni se me ocurrió :-D

Матрёшка dijo...

Yo lo que me negaba era a comer en el campo, ¡con la que estaba cayendo!
Lo segundo, por la noche estábamos rotitos de tanto rascar el suelo por los jodi.. por c... de los pintores.
Me voy que algien ha hecho la cena. Ahhh! (estoy haciendo la ola)