16 septiembre 2008

The Great Rick in the Sky



Hoy es uno de esos días en los que, al levantarte, sientes que un pedazo de arte se ha perdido para siempre.
Seguramente pervivirá en los corazones de quienes amamos su música y su obra, pero ya no será lo mismo. Hoy el Rock ha perdido a una de sus piezas más relevantes.
Una vez más, el cáncer se lleva por delante a uno de los más significativos artistas del Siglo XX. Rick Wright, teclista y miembro fundador de Pink Floyd. Compositor de imperecederas e imprescindibles piezas del rock contemporáneo. Aquel que nunca quiso tener protagonismo. Aquel que siempre puso por delante los intereses del conjunto en detrimento de los personales. Aquel que, en un plano más mundano, se mantuvo alejado de todo aquello que pudiera resultar perjudicial tanto para su salud, como para su mente, con tal de permanecer en un estado creativo pleno.
Sirvan estas cortas líneas para honrar su memoria y su legado.
Descansa en paz, amigo Rick.


Pink Floyd, “Summer ‘68” (Atom Heart Mother. 1970)

2 comentarios:

Berracus dijo...

Now I wish you were here...

www.youtube.com/watch?v=3DXCHa9BYfE

Pablo MB dijo...

lo bueno de dejar una obra artística es que siempre se puede seguir escuchando a una persona, aunque no sea lo mismo. ahora nos queda su música. DEP y enhorabuena Dreammer por tan sentido texto para Wright