16 mayo 2008

Segundo intento y...

El pasado sábado, tras el intento de excursión de hace unos semanas, volvimos a probar fortuna, volviendo a seleccionar un destino de la sierra madrileña, el alto valle del lozoya, también llamado valle de la angostura debido a que al paso por este valle el río Lozoya recibe el nombre de río de la angostura, nombre que recibe debido a su estrechez en este tramo, no adquiriendo el nombre de Lozoya hasta que pasa por la localidad del mismo nombre. La casualidad quiso que nuevamente las condiciones metereológicas no acompañaran. En el inicio de la excursión la situación se planteaba incluso más dramática que en la ocasión anterior dado que mientras esperabamos el autobús para iniciar la aventura, nos cayó una intensa lluvia que nos hacía temer lo peor. Estas malas condiciones climatológicas hicieron que el grupo se viera reducido a escasamente 17 personas. Volvimos a sufrir bajas: Pablo, Puti, Jaime y Augusto no acudieron a su cita pero se incorporó con relación a la ocasión anterior el grupo comandado por Olimpia.

Una vez tomamos la nacional VI, para encaminarnos hacia la población de Navacerrada para desayunar, las condiciones fueron mejorando hasta hacer desaparecer la lluvia. Esto nos hizo albergar falsas esperanzas pues tras el desayuno y una vez comenzamos a ascender el puerto de Navacerrada la lluvia nos volvió a aparecer para no abandonarnos en prácticamente el resto del viaje. Afortudamente en esta ocasión el grupo iba mejor ataviado de chubasqueros y ropa de abrigo, lo que nos permitió plantar cara al relativamente mal tiempo y realizar el recorrido previsto. La lluvia, a pesar de ciertas filtraciones de información que se han producido, no fue excesivamente intensa.

Nuestro recorrido partía del puerto de Cotos, siguiendo la denominada ruta verde 1 para finalizar en rascafría, en concreto en el Monasterio del Paular. Prácticamente durante todo el recorrido estuvimos acompañados por la lluvia que sólo nos abandonó en el tramo final del mismo.




Aunque el recorrido se realizó en su totalidad, no toda la expedición lo completó. Hacia aproximadamente el Km 7 del recorrido la ruta seguida nos volvía a aproximar a la carretera y allí el autobúsnos estaba esperando. Aquí el grupo se partió y los más intrépidos decidimos continuar hasta el final del recorrido a pie mientras que los menos aventureros decidieron refugiarse en el autobús. Aquí Olimpia, entre otros, decidió abandonar el barco, aunque quizá llegó más lejos de lo que cualquiera pensaría que podría llegar.




Y así llegamos hasta el final de recorrido previsto recorriendo los 4 Km y pico que nos faltaban para finalizarlo con el grupo bastante mermado y llegando finalmente al Puente del Perdón y al Monasterio del Paular, donde nos estaba esperabando el autobús con los compañeros de aventura que habían puesto pie en tierra más de hora y media antes.


Tras una reconstituyente comida en la localidad de RascaFría iniciamos el caminio de retorno de nuevo hacia Madrid, esperando que la próxima aventura nos depare un mejor tiempo.

6 comentarios:

Enoch dijo...

Si es que tenéis el gafe de la lluvia...

De buena tinta se que la lluvia no fue tan ligerita como dices...

DREAMMER dijo...

Mira tu, que lo único que me ha atraido de toda la experiencia relatada es la imagen final de un suculento proyecto de solomillos y entrecotts tiernamente amamantado...
Las bajas eran de esperar debido a la lluvia, y la mala preparación logistica propició las deserciones.
Es lo que tienen los urbanitas en medios rurales...

Матрёшка dijo...

Tiene pinta por las fotos de haber sido una excursión preciosa.
Como sigais haciendo este tipo de excursioncillas, vais a acabar con la sequía en la Comunidad de Madrid y aledaños ...
Ya podriais planear alguna en Cataluña!

Manic dijo...

enoch: te puedo asegurar que la lluvia era bastante ligera. Aunque si tu buena tinta es algún urbanita de los que sacan el paragua familiar o cogen un taxi en cuanto cae una gota de agua puedo entender que le pareciera el diluvio universal.

dreammer: te doy razón, había mucho urbanita que escasamente ha pisado el campo. Menudo alboroto se organizó en cuanto aparecieron una vacas.

Матрёшка: cuando quieras podemos hacer la ruta. Por suerte está muy bien señalizada. El día 7 de junio creo que volverá a llover porque hay excursión. Salvo imprevistos habrá crónica

Berracus dijo...

my mother, qué cantidad de paseos...

Manic dijo...

Y los que quedan, si el tiempo lo permite