03 enero 2008

El divertido mundo de los deportes

Con este post se inicia mi experiencia como editor de un blog. Espero no aburrir en exceso a los lectores.

Quiero comenzar mi andadura exponiendo lo que considero que es un problema bastante general en la sociedad actual y que consiste en que resulta bastante complicado encontrar gente con quien practicar algún tipo de deporte, problema que se está generalizando desde la infancia. Ante un pregunta del tipo: ¿Te vienes esta tarde a correr? las respuestas más habituales suelen ser: "Correr es de cobardes" o "Los esfuerzos se pagan" (frases por cortesía de dreammer y puti)

Retrocediendo hasta hace unos años a mi época de estudiante de las desaparecidas y añoradas EGB, BUP y COU era práctica habitual encontrar en los patios de los colegios e institutos las pistas de fútbol y baloncesto repletas de chavales practicando estos deportes o cualquier otro. No voy a desvelar mi edad pero crecí con Mazinger Z primero, El Coche Fantástico y Mac Gyver después así que el lector puede ubicar mi edad con cierta facilidad. Retornando a las vivencias de de mi infancia recuerdo que era sonar la alarma para avisarnos del inicio de los recreos y salíamos "escopetados" hacia las pistas para evitar que los compañeros de otras clases nos las pudieran quitar. Bueno realmente si nos las quitaban no había problema, se podían jugar 2 partidos en la misma pista. Lo único que no se podía improvisar era el balón. Bueno tampoco es cierto. Los envoltorios de papel de aluminio de los bocadillos eran consistentes y formaban una buena pelota, aunque, eso sí, sólo servían para jugar al fútbol y con la regla de que no se podía pisar la pelota. En realidad para jugar al fútbol tampoco necesitábamos pistas con sus porterías reglamentarias, cualquier explanada se convertía en una pista improvisada y con dos piedras o dos abrigos se hacía una buena portería. Eso sí esta improvisación de las porterías llevaba a las continuas discusiones sobre si había sido gol o poste o era alta. En este último caso el portero siempre daba un diminuto salto medio encorvado para demostrar que nunca podría haber llegado al balón y que por tanto era alta. Y fuera de horario escolar, en la calle, cualquier banco de cualquier parque se convertía en una improvisada portería y cualquier papelera en una canasta.

Actualmente resulta muy difícil por no decir prácticamnete imposible encontrar a chavales practicando deportes de esta manera por la calle. La pregunta es ¿Por qué hemos llegado a esta situación? Lo único cierto es que no tengo respuesta a esta pregunta pero supongo que se debe que los valores de la sociedad han cambiado. Ahora los chavales en lugar de competir en un partido, compiten por ver quien tiene el mejor móvil o quien lleva las zapatillas más caras o de mejor marca (aunque no las usen para el objetivo para el cual se fabricaron) como resultado de la sociedad consumista actual. Ahora gusta más dedicar la tarde a enviar SMS que a hacer algo de deporte.

No creo que sean paranoias mías, ya que que el Consejo Superior de Deportes está emitiendo unos dibujos animados en la 2: "El divertido mundo de los deportes" de donde he tomado el título para el presente post,que se compone de episodios de 3 minutos de duración en los que un oso polar que se llama Berni, algo despistado y torpe, protagoniza distintos y divertidas aventuras. En cada una de estas aventuras televisivas Berni intenta siempre practicar algún deporte para mantenerse en forma con sus amigos Eva y Lloyd que son dos pingüinos y Zach que es un lagarto. Tampoco es que Berni sea el mejor de los ejemplos ya que es bastante tramposo y hace cualquier cosa con tal de ganar. Si pinchas aquí puedes seguir las aventuras de este singular oso.

Berni y sus amigos

Por supuesto no todo es negativo. También hay mucha gente a quien le gusta practicar deporte. En próximas fechas publicaremos alguna experiencia personal en la práctica de deportes.

7 comentarios:

DREAMMER dijo...

Me sigo reafirmando: Correr es de cobardes !!!!

Al fútbol se jugaba con pelotas hechas con periódicos y forradas de cinta de embalaje... al menos en mi barrio. No era recomendable llevar una auténtica pelota al cole, ya que "los mayores" se entretenían colgando balones en los tejados.

Por cierto, Manic, ¿en serio ves estos dibus?... Si Mazinguer Z levantara la cabeza...

Manic dijo...

Pero hacer pelotas con papel de embalar supone disponer de medios. Si no podíamos conseguir un balón para jugar en el recreo sólo había disponibilidad del papel ALBAL de los bocatas.
Pero si estos dibujos están incluso en youtube aunque con el nombre de Bernard http://www.youtube.com/watch?v=5TdONQz8v9E

Enoch dijo...

En mi barrio, si hacia falta se buscaba una piedra y se jugaba. ¡Anda que no rompimos cristales!

Es cierto, la mayoría de los niños de ahora no hacen deporte de manera espontánea... es una lástima pues en mi opinión, es la mejor manera de aprender unos valores que son muy necesarios para la vida.

Vamos a tener que organizar una peregrinación a Tarragona para llevar a Manic a ver el Mazinger gigante...
http://fogonazos.blogspot.com/2006/04/el-mazinger-de-tarragona.html

puti dijo...

La verdad es que lo del deporte en estos tiempos escasea entre los más jóvenes.
Pero, si vamos a cualquier polideportivo podemos ver que esta petado, con gran parte de gente jovencilla. Lo que pasa es que, lo que hacian el 100% de los niños entre 4 y 12 años, ahora lo deben hacer el 20% más o menos.

Luis dijo...

Si, y hay unas cuantas sentencias más como "sudar es de guarros" o "el deporte sólo da lisiados". En fin, una pena!

Ethrus dijo...

Estoy completamente de acuerdo con el post. Me causa sorpresa que ahora hay consolas de videojuegos que te imitan los deportes con mandos virtuales, para poder jugar al tenis o a otros deportes sin salir de casa. Desde luego que las cosas están cambiando, y eso que ahora todos los niños juegan sus partidos de fútbol en campos de césped artificial o canchas de fútbol sala cubiertas. Que tiempos tan diferentes a los que recuerda manic y que yo también he sufrido, porque a lo más que se llegaba en las ligas locales infantiles era a jugar un sábado a las 9 de la mañana en un campo de tierra helado, lleno de surcos y con un balón mikasa que parecía de plomo y que si te pegaban un balonazo te dejaba anestesiado media hora.

Enoch dijo...

Lo que comenta Ethrus me parece especialmente significativo: parece que los niños de ahora prefieren jugar a algo moviendo un mando en casa, que en la realidad. Prefieren vivir las experiencias de forma virtual en lugar de la realidad...

Ésta es una tendencia que se está estendiendo también entre los adultos...